Los atolones menores de Manihi y Fakarava, Reserva de la Biosfera, 
son las joyas de Tuamotu.

Atolones de las Tuamotu [Polinesia Francesa]: El jardín de los Mares del Sur

Entre los cinco archipiélagos de la Polinesia Francesa, el de las Tuamotu es un mundo aparte. Suma 78 atolones, es decir, antiguos volcanes hundidos que en su forma actual de anillos de coral trazan un arco de 1.500 kilómetros por el Pacífico Sur. Nada como ellos para sentirse el más afortunado de los náufragos.

La pesca nocturna con cormoranes es una de las atracciones típicas de todo turista.

Guilin y el río Li [China]: El laberinto cárstico

Alguna razón habrá para que de entre los cientos de paisajes inusuales que alberga China, este país continente, las montañas y ríos de Guilin sigan siendo los más famosos. El laberinto interminable de montañas cársticas lleva ya dos mil años cautivando la imaginación de todos cuantos lo visitan. Y lo que falta.

El “séptimo continente”, a pesar de ser descubierto en 1911, sigue siendo Terra Australis.

Península Antártica [Antártida]: El hielo eterno

La Antártida, el continente helado, es la verdadera última frontera de los viajes, el lugar donde es posible experimentar la naturaleza más salvaje y más pura. La Península Antártica es la parte más cercana al resto del mundo y, por tanto, el lugar de más fácil acceso a los hielos eternos.

La Reserva de Moremi es parque nacional y alberga la mayor densidad de fauna en el delta del Okavango.

Delta del Okavango [Botsuana]: El río sin mar

El Okavango no atiende a razones. Saltándose toda convención, en lugar de enfilar obedientemente hacia el mar, como todo río que se precie, sus aguas acaban sepultadas por la vastedad del desierto del Kalahari formando el mayor delta interior del planeta, por cuyos caños se concentra la fauna salvaje.

La reina Victoria cedió el Kilimanjaro a su sobrino nieto el káiser 
Guillermo II.

Masái Mara y Amboseli [Kenia]: Las terrazas del Kilimanjaro

Masái Mara es la reserva por antonomasia del Este de África, escenario de excepción de ese espectáculo único de la naturaleza que es la migración de los ñus. El Amboseli, además de sus descomunales manadas de elefantes, puede presumir de ser el mejor mirador desde el que avistar el cono perfecto del Kilimanjaro.

El dragón de Komodo puede alcanzar los tres metros de longitud y lanzar su ataque a 20 kilómetros por hora.

Isla de Komodo [Indonesia]: la tierra del dragón

El Parque Nacional de Komodo se creó en 1980 con el objetivo de proteger al reptil viviente más corpulento del planeta, el arcaico dragón de Komodo. La magnífica biodiversidad terrestre y marina de sus islas consiguieron que la Unesco las clasificara en 1986 como patrimonio de la humanidad y reserva de la biosfera.

La navegación es una de las mejores formas de apreciar la magnitud de los fiordos, como éste de Naeroy.

Fiordos [Noruega]: el paisaje soñado

Vienen a ser profundísimos dedos de mar que, entre precipicios de vértigo, se adentran una y mil veces por la costa de Noruega. Los fiordos, el santo y seña de estas geografías de cataclismo, se aliñan además con glaciares, parques nacionales, rutas en bici o a pie y despampanantes carreteras por las que reconciliarse con el placer de conducir.

El Gran Cañón fue constituido en Parque Nacional en 1919 y declarado Patrimonio de la Humanidad en 1979.

Gran Cañón del Colorado [Estados Unidos]: La garganta de América

Es la garganta más espectacular del mundo, escarpada y excavada por el río Colorado en Arizona. El Gran Cañón se formó durante millones de años hasta convertirse en un parque nacional, admirado en todo el planeta, de 446 kilómetros de largo, 29 kilómetros de ancho y 1.500 metros de profundidad.

De las diez rutas señalizadas que recorren Garajonay, la que atraviesa el Bosque del Cedro es la más completa.

Garajonay [La Gomera]: el mundo perdido

En el centro de la isla de La Gomera, en la parte occidental del archipiélago canario, existe un lugar que no se parece a ningún otro. Su bosque de laurisilva traslada a quien por él se adentra a épocas muy lejanas, al origen mismo de la Tierra. Un espacio natural único donde la lluvia es horizontal y las nubes forman mares.

La cascada Salto Ángel mide 967 metros de altitud y se encuentra en el Parque Nacional de Canaima.

Salto Ángel [Venezuela]: La caída más alta del mundo

Durante siglos los indígenas pemones creyeron que esta columna de agua de casi un kilómetro de caída en vertical era obra de un diablo que habitaba en la cima del Auyantepuy. Escondido en un cañón entre la selva del Parque de Canaima, el salto ángel es tan irreal que hasta inspiró los escenarios de “Avatar”.