Cañón del Colca [Perú]: Los precipicios del cóndor

Las lomas del valle asoman surcadas de caminitos en zigzag por los que enfilaban las caravanas de llamas.

Para los incas, el cóndor –“el señor de los Andes”, símbolo de sabiduría y mensajero de lo divino– era inmortal. Uno de los mitos alrededor de este gigante de los cielos asegura que, al sentirse envejecer, los cóndores repliegan sus alas y se dejan estampar contra los riscos, simbolizando el renacer del ciclo de la vida. Se estima que en todo el planeta apenas quedan unos 6.200 ejemplares. El Cañón del Colca, muchísimo más profundo que el del Colorado, es uno de esos lugares privilegiados en los que se deja avistar.

De Arequipa al Valle del Colca

Para llegar hasta allí habrá que dejar atrás, y no será fácil, la Ciudad Blanca del sur peruano, Arequipa, tan engalanada con sus caserones, sus monasterios y sus plazas coloniales, con ese clima eternamente primaveral y esa vida universitaria que preside sus días y sobre todo sus noches. Realmente hará falta hacer acopio de voluntad para salir de ella y, además, enfrentarse a la endiablada carretera que conduce al Valle del Colca. Quienes se atrevan no tendrán sin embargo que aguardar demasiado para obtener recompensa, porque ya solo el camino, aun con sus curvas y sus baches, va regalando unas vistas de las que no se olvidan. Serán no menos de tres horas para cubrir los 160 kilómetros que los separan, a lo largo de los cuales irán aflorando volcanes nevados de más de 6.000 metros, parajes lunares por los que campan libres alpacas y vicuñas de las que se extrae la lana más suave y más cara del mundo, y esa espectacular atalaya que es el Mirador de los Andes, con una panorámica que corta el aliento sobre la cordillera del Chila y las moles cónicas del Mismi, el Hualca-Hualca, el Sabancaya, el Ampato, el Chachani, el Misti y el Ubinas. Y tras este extraordinario peregrinar se desemboca por fin en el remoto Valle del Colca, que le adeuda el nombre a las etnias principales que siguen morando en sus aldeas: los collaguas y los cabanas, asentados mucho antes que los incas por estas esquinadas sierras andinas.

Poblados, paisajes y cóndores

Las lomas del valle entero pueden verse aún hoy surcadas de caminitos en zigzag por los que hasta no hace tanto enfilaban las caravanas de llamas con las que los indígenas trasladaban sus mercaderías entre el Altiplano y el Pacífico. Sobre sus pardas hechuras despuntan también, tímidamente, los graneros centenarios de piedra en los que se guardaban las cosechas, así como los campanarios de las iglesitas que dominicos y franciscanos fueron erigiendo tras la llegada de los españoles por poblados esenciales como Chivay, Yanque, Maca, Pinchillo, Cabanaconde, Lari o Coporaque, tras los que despuntan los picachos nevados del volcán Hualca-Hualca o el Ampato. En el interior de ellos, las horas discurrirán vagando por sus humildes callejas de adobe y sus mercados rurales en los que las mujeres collaguas y cabanas, perfectamente identificables por la peculiaridad de sus coloridos trajes y sus sombreros, despachan artesanías y tejidos elaborados por ellas mismas. Puede que hasta muchos se animen a emprender alguna caminata entre sus pueblos, a cabalgar por los montes o a bañarse en La Calera, donde rodeados de montañas fluyen manantiales termales a temperaturas que alcanzan los 80 grados. Pero el verdadero objetivo de llegarse hasta tan lejos será, sin duda, ver planear a los cóndores sobre el sensacional cañón en el que, en este esquinado valle, la tierra se parte en dos dando origen a uno de los desfiladeros más profundos del planeta.

Los dueños y señores del Colca

Aunque estas rapaces inmensas pueden llegar a avistarse por todo el valle, habrá inevitablemente que enfilar hacia la conocida como Cruz del Cóndor para vivir la experiencia en su mejor escenario. En el camino irán quedando atrás los poderosos paisajes de la orilla del cañón y las vistas al río que se abre paso por la hendidura, terrazas de cultivo o andenes con más de mil años a sus espaldas y hasta tumbas colgantes también de civilizaciones precolombinas. Pero una vez en este mirador natural los cóndores se erigen en protagonistas absolutos. Dueños y señores del Cañón del Colca, estas aves que llegan a pesar hasta una quincena de kilos y a superar los tres metros de envergadura con las alas desplegadas se sirven de las corrientes térmicas que sobrevuelan esta tremenda quebrada para elevarse en perfecto planeo sobre las rojizas paredes, de más de 3.000 metros a la vertical, en las que tienen sus nidos.

Es sobre todo en el mirador de la Cruz del Cóndor donde, bien desde primera hora de la mañana o ya en los albores del atardecer, se concentran los visitantes para esperar a que alguno de los cóndores entre en acción y poder entonces pasmarse y emocionarse ante la majestuosidad de su vuelo en semejante entorno. El milagro, sin embargo, puede obrarse en cualquier momento y, aunque raro, este misterioso y esquivo volador andino de cuando en cuando tiene a bien aparecer por sorpresa, patrullando probablemente en busca de comida, en el lugar menos pensado. Es solo cuestión de suerte, y de saberlo esperar con paciencia.

Hoteles: Rústico & deluxe

La veintena de estilosísimos chalés de Las Casitas del Colca (www.lascasitasdelcolca.com.pe) son indudablemente la mejor opción para instalarse por el valle. Cada uno, además de una muy acertada decoración campestre con tejidos naturales y vigas vistas, cuenta con chimenea y hasta con una pequeña poza climatizada en el porche desde la que, sumergido en sus aguas, disfrutar en total intimidad de la rotunda naturaleza que enmarca este peculiarísimo cinco estrellas. Además, cuenta con un Spa que dispone de los clásicos rituales de belleza y de masajes para atenuar los efectos del soroche o mal de altura, amén de un bien surtido menú de actividades a la carta: caminatas, rutas en bici o a caballo, jornadas de pesca, avistamientos de estrellas o incluso talleres de cocina con sus chefs utilizando las frutas y verduras que crecen en su huerto ecológico. También, magníficamente ubicado como un gran anfiteatro natural a lo largo del río Colca, el siguiente en categoría sería el Colca Lodge Spa & Hot Springs (www.colca-lodge.com), otro alojamiento de nivel cuyas coquetas cabañas de techo de paja se dispersan por sus jardines y placitas como si se tratara de una aldea. Sus 45 habitaciones  –algunas con paredes de adobe, que es un excelente aislante para las temperaturas extremas de la zona– tienen todas vistas al valle, y se está implementando un sistema de calefacción ecológica basada en la energía geotermal. Y es que lo más distintivo de este hotel son precisamente sus pozas termales dispuestas como balcones sobre el río, así como el Spa que se alza también a sus orillas. Ya a bastante distancia les siguen el Hotel El Refugio (www.refugiohotelcolca.com), un agradable cuatro estrellas a las afueras del pueblo de Chivay, y el Casa Andina Classic Colca (www.casa-andina.com), con cuarenta casitas de piedra y techos de paja o teja y, también, un pequeño planetario en el que cada noche se ofrecen programas centrados en las constelaciones del hemisferio sur y la cosmogonía inca, además, por supuesto, de los magníficos cielos que, sin contaminación lumínica alguna, exhibe el valle del Colca ya de por sí.