Islas Galápagos [Ecuador]: El laboratorio de Darwin

El archipiélago de Galápagos es Parque Nacional, Patrimonio de la Humanidad y Reserva de la Biosfera.

Hace apenas unos meses nos abandonaba Solitario George. Este último superviviente de la especie de tortugas gigantes Chelonoidis abingdoni moría de viejo a sus probablemente más de cien años y, con él, desaparecía uno de los símbolos más folclóricos de este archipiélago catalogado entre los rincones más vírgenes que quedan en el planeta. Aisladas del mundo a unos mil kilómetros de las costas de Ecuador, las islas Galápagos –que aunque le deben el nombre a su gran diversidad de tortugas atesoran muchísimas más especies animales– se mantienen como un auténtico laboratorio viviente casi doscientos años después de que el naturalista inglés Charles Darwin se sirviera de su biodiversidad para desarrollar su teoría sobre la evolución de las especies y la selección natural.

Ecosistemas únicos

Las desnudas geografías de cataclismo de este archipiélago no podrían distar más de las islas de postal que uno espera encontrarse en el trópico. Tampoco habrá aquí que buscar grandes hoteles de lujo ni Spas de pecado, y sin embargo las Galápagos esconden uno de los destinos más exclusivos del mundo. La razón radica, precisamente, en su rareza. Lejos de cualquier lugar, en mitad del Pacífico y en el cruce de importantes corrientes oceánicas, su combinación única de ecosistemas terrestres y marinos provocó que a lo largo de millones de años muchas especies evolucionaran de forma distinta no solo con respecto a sus congéneres en tierra firme sino incluso de una a otra de sus islas. Darwin fue el primero en comprobarlo. El entonces jovencísimo y algo inexperto naturalista inglés, integrante de la expedición que estaba realizando el Beagle para cartografiar las costas de América, arribaba en 1835 a este archipiélago de origen volcánico que a lo sumo frecuentaban piratas y balleneros. Las apenas cinco semanas que permaneció en Galápagos le bastaron para consolidar con evidencias su entonces revolucionaria teoría de la evolución de las especies, y reabrir entre la comunidad científica el debate sobre la necesidad de animales y plantas de adaptarse a su hábitat para sobrevivir.

Hoy, gran parte de la vida silvestre que estudiara Darwin sigue prosperando en este archipiélago donde el 97 por ciento de su extensión está inventariado como Parque Nacional, amén de contar en su haber con otros títulos como el de Patrimonio de la Humanidad desde 1979 y el de Reserva de la Biosfera desde 1985. Su singularidad es tal que no son pocas las voces de alarma que insisten en protegerlas todavía más de la presencia humana, de ahí que visitarlas sea una tarea cara y cada vez más controlada.

Galápagos en crucero

Su Reserva Marina de 138.000 kilómetros cuadrados, con catorce islas principales, seis menores y unos cuarenta islotes diseminados a uno y otro lado de la línea del Ecuador, se recorre fundamentalmente en cruceros de más o menos categoría, pero siempre de pequeñas dimensiones. Los más grandes pueden llevar a lo sumo un centenar de pasajeros. También existe la posibilidad de instalarse en la localidad principal de Puerto Ayora y realizar desde allí algún salto a los puntos más próximos, aunque las distancias son tan considerables que sería quedarse con la miel en los labios. Llegados a este punto tan remoto de la Tierra no tendría mucho sentido ver la porción minúscula de esta maravilla que permiten las excursiones de un día, por lo que los cruceros, de generalmente entre tres días y una semana, son sin duda la mejor de las opciones. La noche se aprovecha para realizar los desplazamientos más largos, mientras que cada mañana y cada tarde se va recalando por diferentes puntos de las islas en compañía –es obligatorio– de los guías de naturaleza que lleva a bordo cada embarcación y que impiden que los visitantes se aparten de los senderos trazados, permanezcan más tiempo del reglamentado en cada lugar o incumplan cualquiera de las muchas normas que se les exige a cambio del privilegio de pisar estos santuarios naturales.

Fauna cada dos pasos

Las caminatas por las islas despachan el absoluto plato fuerte de arrimarse hasta lo indecible a su barbaridad de tortugas, pingüinos o iguanas terrestres y marinas –capaces éstas de bucear hasta una hora–, además de avistar inmensas colonias de fragatas, albatros, alcatraces, hasta trece especies endémicas de pinzones o los únicos cormoranes del mundo que, debido a la evolución, han perdido la facultad de volar. También será fácil admirar los piqueros de patas azules, uno de los pájaros más buscados por los apasionados de las aves, y hasta bañarse en playas frecuentadas por delfines y leones marinos e incluso bucear rodeado por una increíble fauna que incluye desde tiburones martillo y el inmenso tiburón ballena hasta rayas gigantes o muchas de las otras especies a menudo pelágicas que convierten las Galápagos en, también, una meca para los submarinistas. Y tan sorprendente o más que este apabullante catálogo de fauna resulta comprobar cómo los animales, que no cuentan en tierra con predadores naturales, tampoco perciben al hombre como un peligro, por lo que se comportan ante su presencia con la naturalidad más pasmosa.

Hoteles: Mecudos por el mar

Cerca de un centenar de barcos están autorizados a operar por el archipiélago y a mostrar a sus visitantes algunos de los 70 parajes terrestres y los 75 marinos en los que se permite el acceso, respetando las rutas y los tiempos fijados para cada embarcación por la dirección del parque, y siempre acompañados por los guías naturalistas de a bordo. Estos cruceros y yates nunca superan el centenar de pasajeros y están claramente distribuidos por categorías. Los de más alto nivel suelen contar con los guías más cualificados y algunos, los más grandes o veloces, tienen el privilegio añadido de poder llegar hasta algunas de las islas más alejadas. Los precios de un crucero de ocho días de este tipo suelen partir de los 2.500 dólares por persona, sin incluir los vuelos, las tasas de acceso al parque y las bebidas. Entre los mejores destacan el M.C. Athala, un exclusivo catamarán para sólo dieciséis pasajeros, así como el M.V. Eclipse, para un máximo de 48, ambos de la prestigiosa compañía Sanctuary Retreats (www.sanctuaryretreats.com). También el flamante megacatamarán Ocean Spray (www.galapagosoceanspray.com), la embarcación más nueva del archipiélago; el también catamarán Cormorant (www.cormorantgalapagos.com) y, entre los yates de lujo, el Evolution (www.galapagosevolution.com), con dieciséis camarotes y un encantador aspecto retro de los años 20. Otros son el moderno Integrity (www.integrityagentinfo.com), para solo dieciséis pasajeros y, con la misma capacidad, el yate clásico Grace (www.galapagosexpeditions.com), construido por la emblemática naviera Camper & Nicholson, cuyo nombre rinde honor a uno de sus últimos propietarios, la princesa Gracia de Mónaco. Y si se quiere ampliar la estancia en tierra firme, el Royal Palm (www.royalpalmgalapagos.com) es un escondido cinco estrellas de la isla de Santa Cruz que asegura una estancia de nivel y escrupuloso respeto a la naturaleza.

www.galapagospark.org