Garajonay [La Gomera]: el mundo perdido

De las diez rutas señalizadas que recorren Garajonay, la que atraviesa el Bosque del Cedro es la más completa.

Fue en el puerto de San Sebastián donde hicieron su última parada las carabelas capitaneadas por Cristóbal Colón antes de continuar rumbo a ese destino incierto que se revelaría como América. La capital de La Gomera, la también conocida como isla redonda, se recuesta suavemente sobre un gran valle que se extiende desde la laguna de Santiago hasta el Parque Natural de Majona, espacio protegido –tiene un bosque de tabaibas– que llega hasta la misma costa para besar el mar. Es el lugar en el que todos los caminos confluyen, los que bajan y también los que suben, los que avanzan hasta Hermigua por la falda izquierda de los montes de Inchereda, a más de 1.000 metros de altitud, y los que buscan el Roque Cano, que vigila muy de cerca el municipio de Vallehermoso, con un litoral muy escarpado. El embalse de La Encantadora nos pone ya en camino de Arure, uno de los numerosos puntos de la isla desde donde enlazar con la carretera que conduce directamente al Parque Nacional de Garajonay. Es éste un enclave único en el mundo, pues conserva la mejor y más extensa laurisilva del planeta, reliquia de los bosques de la Era Terciaria. Los mirlos ponen la música de fondo y quiebran, con sus cantos, el silencio que impera en este lugar, frío y sombrío, en el que resulta fascinante poder adentrarse.

Un amor imposible

El recorrido que realiza diariamente el ferry que une el puerto de Los Cristianos, en Tenerife, con el de San Sebastián, en La Gomera, es el que supuestamente realizaba hace muchos años un príncipe tinerfeño llamado Jonay para poder ver a su enamorada, la princesa gomera llamada Gara, con la que le estaba prohibido mantener relación alguna. Haciendo caso omiso a sus progenitores, los jóvenes amantes se veían a escondidas, como si de Romeo y Julieta se tratase. También como ellos, un día, al ser descubiertos, prefirieron morir antes que poner fin a su amor. Así, la leyenda cuenta que ambos saltaron al vacío desde el risco más alto de la isla, cuya nomenclatura actual resulta de la unión de su nombres. Con una altura de 1.487 metros, el Alto de Garajonay es, efectivamente, el punto más elevado de una isla carente de volcanes, ocupada en su parte central por un parque nacional de casi 4.000 hectáreas, con ligeras ondulaciones y suaves pendientes que, poco a poco, se acentúan hasta alcanzar, ya en su límite, escalonamientos de centenares de metros de desnivel, tal y como ocurre en la cabecera del Barranco de Benchijigua. Un paisaje que acoge la mejor muestra conocida en el Viejo Mundo de laurisilva, excepcional bosque subtropical húmedo formado por variadas especies de hoja perenne, que, antes del cambio climático que se produjo en el Cuaternario, ocupaba buena parte de la cuenca mediterránea. La laurisilva, que aporta a La Gomera toda el agua de la que dispone la isla, necesita para sobrevivir un clima uniforme en el que la variación anual de la temperatura sea pequeña y las precipitaciones relativamente abundantes. El choque de las nubes bajas con la vegetación produce en Garajonay la famosa lluvia horizontal, que permite una selva frondosa y espesa, como ésta por la que caminamos.

Entre la niebla

El espectáculo en este Parque Nacional tan diferente a todos hay que buscarlo en las copas de los árboles, cubiertas siempre por una espesa niebla que impide el paso del sol. Entre las especies que lo componen hay barbusanos, tejos, madroños, enormes helechos que tapizan el suelo y ejemplares de viñátigos de más de 30 metros de altura, de la familia del aguacate, cuyas hojas se vuelven rojas cuando están a punto de caer. Antes de visitar Garajonay y perderse por sus entrañas, es recomendable acercarse al Centro de Visitantes Juego de Bolas, en una zona conocida como La Palmita, rodeado de jardines y huertas con especies endémicas de La Gomera. Cuenta con un museo etnográfico en su interior y con varias salas de exposiciones en las que se desgrana el origen de este singular espacio natural, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. En total, son diez las rutas señalizadas que existen en el parque, antiguos caminos utilizados por los gomeros desde tiempos remotos para desplazarse de un rincón a otro de la isla. La más concurrida de ellas es la que va a parar al área recreativa de la Laguna Grande, en medio de un bosque de fayal-brezal, característico de la vertiente sur, mucho más seca. Desde su mirador, la imagen de la Fortaleza de Cherelepi, domo volcánico cubierto de vegetación, invita una vez más a soñar.

Con vistas

La ruta más completa de cuantas componen el circuito del Parque es la que comienza en la localidad de Pajaritos y culmina en el punto exacto donde nace el río Cedro, en lo alto de un bonito caserío en el que se alza la ermita de Nuestra Señora de Lourdes. Siguiendo el riachuelo se puede llegar hasta el caldero de La Boca del Chorro, con una impresionante cascada, o bien dirigirse hasta el barranco de Los Tiles hasta llegar a los roques gemelos de Pedro y Petra, desde donde se contempla la mejor panorámica del valle de Hermigua. Porque, aquí en Garajonay, de lo que se trata es de contemplar, de mirar, de creer en otros mundos que un día fueron posibles. Un auténtico viaje al pasado.

Hoteles: Más allá del océano

En el Parador de La Gomera (www.parador.es) no se cansan de repetir que son ellos quienes tienen las mejores vistas del Teide. Y es cierto. El edificio ejerce de singular balcón, colgado como está de lo alto de un acantilado, en el Lomo de la Horca, a 60 metros de altitud sobre el nivel del mar y con la isla de Tenerife siempre de fondo. Una construcción al más puro estilo de La Gomera. No en vano, Juan Palazuelo, el arquitecto que le dio forma, estudió en profundidad la arquitectura de la isla para transmitir al Parador toda la personalidad y encanto de las casas canarias del siglo XVI. El exuberante jardín de especies subtropicales que lo rodea da paso a un interior sobrio y elegante, repleto de alusiones marinas e instrumentos de navegación en recuerdo de las naves colombinas. Las habitaciones más solicitadas son las que se ubican justo encima del océano. Las emociones se disparan con sólo mirar hacia el horizonte… El relax más absoluto llega después, en la piscina, abierta todo el año. En su restaurante lucen en la carta las especialidades gomeras por excelencia: potaje de berros, almogrote y leche asada con miel de palma.

También sobre un acantilado se alza el Hotel Jardín Tecina (www.jardin-tecina.com), junto a la playa de Santiago y a solo unos pasos del Club de Golf Tecina, rodeado de un jardín con más de 50 especies de plantas y flores de todos los rincones del mundo. El complejo está formado por cinco piscinas –una de agua salada– y confortables bungalós, casitas en las que los huéspedes encuentran la intimidad que siempre anhela quien llega a esta isla. El Hotel Playa Calera (www.hotelplayacalera.com), en Valle Gran Rey, compuesto por 61 estudios y dos suites reales, es todo un oasis donde encontrar la calma tras una jornada en el Parque Nacional. El Hotel Rural Triana (www.trianahotel.com), ubicado en una casa de más de cien años, es el lugar perfecto para aquellos que quieren realizar alguna ruta en Garajonay, ya que está situado en Vallehermoso, a tan sólo un kilómetro del embalse de La Encantadora. Cuenta con solo once habitaciones y un coqueto restaurante.