[Bali]: El encanto del verde

Bali es destino de luna de miel, de relajación, espiritual y activo.

Comenzó siendo un paraíso para parejas, un destino ideal para la luna de miel. Después despegó el lugar idóneo para ir a desconectar y disfrutar de un buen ambiente para ir en familia. Y ahora se ha convertido en un destino espiritual. La cuestión es que la isla indonesia donde confluyen las tradiciones del budismo, el hinduismo y las prácticas de cultura javanesa destila buena energía en cualquier situación. Hoy se consolida como un destino versátil, que permite desde relajarse al atardecer con música lounge en lugares chic como el elegante Ku Dé Ta (www.kudeta.net), al lado de la playa de Seminyak, donde se practica surf, hasta practicar el turismo activo y la escalada en las cumbres volcánicas de Agung y Batur. Ahora hay incluso quien la elige como opción cultural, para adentrarse en los secretos de la danza barong: empieza a resultar difícil conseguir entradas para los espectáculos en el Ubud Palace (Jalan Raya Ubud. 7 €). La oferta de sol y playa de Nusa Dua, Kuta y Sanur, ubicada en la parte sur de la isla, donde se concentran los arenales de color claro que la hicieron famosa como retiro romántico, se ha visto superada con otras propuestas y expectativas en apenas unos años.

Playas con espíritus

El acceso a la isla de Bali se realiza desde Europa con diversas compañías, como Garuda Indonesa (www.garuda-indonesia.com), vía Frankfurt; British Aiways (www.britishairways.com), vía Londres, o Thai Airways (www.thaiairways.es), vía Roma. Una vez en la isla, lo mejor es contratar un transporte con conductor, ya que es bastante fácil perderse. Una ruta en coche por las inmediaciones de Kuta Beach descubre las fabulosas playas por las que la isla se hizo en un principio famosa –y que los isleños aún rehúyen por considerarlas habitadas por espíritus poco benefactores– y explica la ausencia de balineses y negocios locales en el cinturón costero. En el interior, en torno a la artística población de Ubud –a una hora de distancia–, se incrementa notablemente la concentración de lugares que visitar. Uno propio de una novela de Kipling es el Santuario del Bosque del Mono Sagrado (Jalan Monkey Forest, Padangtegal. www.monkeyforestubud.com. 1 €), donde un número impresionante de simios campan a sus anchas por el templo, al más puro estilo de la leyenda hindú.

Relax y aventura

Otra actividad con prestigio en la isla son los tratamientos corporales. Incluso en los espacios pensados para los turistas, la calidad y el mimo con que se imparten son de un lujo irresistible. Resultan muy recomendables aquellos de la escuela javanesa tradicional, como la exfoliación lulur, que se realiza con un majado de arroz y hierbas artesanal que se prepara en el momento y equilibra la energía del organismo; en el Spa Hati (Jalan Raya Andong 14, Peliatan, Ubud. www.spahati.com. 19 €), esta técnica dura 90 minutos y cambia completamente el estado de ánimo. Los paseos en elefante, descensos en rafting por cañones y zonas boscosas o alguna excursión en bicicleta resultan otras actividades que se resultan muy recomendables para los que viajan con amigos o niños; la empresa Bali Adventure Tours (www.baliadventuretours.com) programa itinerarios similares a los que se han puesto de moda a raíz del estreno de la película Comer, rezar, amar. Uno de los más curiosos es el recorrido nocturno a bordo de paquidermos de Sumatra por algunas villas menos frecuentadas en los circuitos habituales.

Los menos atrevidos pueden conformarse con deambular por el nuevo Jardín Botánico, en Kutuh Kaja (www.botanicgardenbali.com), aunque mejor por la tarde, cuando el calor permite moverse con soltura entre sus campos de lirios, higos y flores extrañas que tejen un curioso laberinto vegetal. Este lugar merece un día de visita. También es posible almorzar en una casa colonial como Chocolate House Café, una construcción de más de cien años realizada en madera de teka en la que sirven zumos frescos de frutas como guayaba o guajillo y platos de guiso de pollo en hoja de banana con arroz y helado de coco.

Diversión y compras

Por la noche, el ambiente se encuentra en lugares modernos como el Double Six Club de Seminyak (www.doublesixclub.com), donde funciona una sala de baile gigante en la que suenan ritmos internacionales que muchos eligen para divertirse después de un día en la playa. Junto con Breeze (www.thesamayabali.com), en el Jalan Laksmana de Kuta, es uno de los lugares más concurridos para socializar. La compra de artesanías como marionetas de sombras y tallas en madera son otras especialidades balinesas. En la isla se mantiene una interesante producción manufacturada de telas batik, artículos de madera, cerámicas y objetos delicados a precios ventajosos. Algunos lugares donde rebuscar piezas interesantes incluyen la Seniwati Gallery of Art by Women en Banjar Taman (www.seniwatigallery.com), donde se reúne la obra de distintos artistas locales, y la tienda especializada en tejidos Threads of Life (www.threadsoflife.com), aunque aquí haya piezas únicas exclusivas. En Dempasar, tampoco hay que privarse del capricho de cotillear en el interior de Bali Antique Shop, en Jalan Raya Seminyak (www.baliantiqueshop.com), donde se exhiben piezas de Camboya, Tailandia y budas de distintos países del sudeste asiático.

Hoteles: En un jardín infinito 

La zona interior de Bali se transforma en un tesoro esmeralda en lugares como Ubud Hanging Gardens (www.ubudhanginggardens.com. Desde 250 €), en Ubud. Las 38 villas escalonadas con piscina infinity, y el paisaje en terrazas con arrozales, templos y las cascadas del río Ayung fluyendo al fondo desafían los sentidos. Todo, desde los tejados alang-alang de paja hasta las zonas comunes, parece diseñado para generar el bienestar de los huéspedes. Rodeadas de aromas exóticos de cacao, cafeto, flamboyanes y orquídeas, las habitaciones incluyen camas con dosel, telas batik y zona de relajación tradicional. En su programa incluyen cenas románticas, rituales purificadores y clases de cocina balinesa. Los menús del restaurante se elaboran con hierbas, especias y frutas tropicales del jardín, como rambután, cúrcuma, vainilla o carambolas.

El diseño y la arquitectura eco-sostenible sirven de tarjeta de presentación del premiado proyecto del nuevo  Alila Villas Uluwatu (www.alilahotels.com/uluwatu. Desde 550 €), ubicado en un acantilado de la península Bukit, un rincón conocido por sus cualidades para el surf y por sus fabulosos templos. Rodeado de arbustos de frangipani y piscinas infinitas, su restaurante indonesio y sus muebles de aire asiático contemporáneo han cautivado al público más exigente.

El Anantara Seminyak Resort & Spa (bali.anantara.com), en la misma playa Seminyak, está considerado como un santuario repleto de pequeños placeres en una de las zonas costeras más cotizadas. Aunque rodeado de tiendas, restaurantes y una vida nocturna animada, es perfecto para quien prefiere el paraíso con algo de fiesta.

La península de Bukit concentra varios hoteles turísticos de cinco estrellas y gran lujo; la competencia asegura calidad y cantidad de servicios donde elegir. Entre las propuestas tentadoras destaca el nuevo Bulgari Resort (Uluwatu. www.bulgarihotels.com), construido con piedras volcánicas y decoración de diseño italiano. Por su parte, el Four Seasons Resort Bali (www.fourseasons.com/jimbaranbay) ofrece espectaculares vistas de Jimbaran bay y el monte sagrado de Agung.