Viendo

Página 4

El volcán Popocatepetl domina Puebla.

[Ciudades Coloniales Mexicanas]: El éxtasis del mestizaje

Ningún otro país americano reúne un patrimonio tan rico, profuso y heredero de la historia mestiza como el que México conserva en sus ciudades coloniales, protegidas por la Unesco. Iglesias, calles, mansiones y obras de arte muestran el fruto local del arte universal, interpretado con una misma cultura.

Machu Picchu, descubierta por Hiram Bingham en el año 1911.

[Machu Picchu y el Valle Sagrado]: El gran tesoro de los incas

Desde la colonial y andina ciudad de Cuzco, el Valle Sagrado desparrama sus mercados, sus paisajes y sus pueblos, cercados por las andenerías de piedra que construyeron los incas. Este fértil valle, junto con Cuzco y su majestad Machu Picchu, custodian la más valiosa herencia de una de las grandes civilizaciones de la América prehispánica.

Don Pedro de Heredia fundó la ciudad en el año 1533.

[Cartagena de Indias]: Ecos del Caribe colonial

Hogar de piratas y señores, el casco histórico mejor conservado de América latina es esta joya colombiana que brilla como una esmeralda al borde del agua. Apodada “El Corralito”, entre sus once kilómetros de murallas resuenan historias de amores, luchas y tesoros propios de una novela del siglo XVI.

El Gran Cañón del Colorado se encuentra a unos 400 kilómetros de Las Vegas y se llega por la ruta 66.

[Las Vegas y el Gran Cañón del Colorado]: El juego y la naturaleza

En ningún otro lugar el estruendo de las máquinas tragaperras suena a gloria. La posibilidad de que la suerte te haga millonario, o de casarse vestido de Elvis PRESLEY, o de arruinarse y perder hasta la camisa en cinco minutos hace que en este rincón desértico y caluroso triunfe la fantasía de lo impredeciBLE.

Manhattan es el menor de los cinco distritos de Nueva York, pero el que guarda más iconos culturales.

[Manhattan]: La isla de los rascacielos

Es sólo uno de los cinco distritos neoyorquinos, Pero esa isla a orillas del río Hudson, con su skyline de rascacielos y sus iconos culturales, se ha convertido en la urbe por antonomasia. Al visitarla por primera vez se experimenta la extraña sensación de conocerla. Todo gracias al cine y a la fama que la precede.

El famoso puente de San Francisco, el Golden Gate, es atravesado cada año por 41 millones de vehículos.

[San Francisco y el Sur de California]: El puente hacia la fortuna

Buscadores de oro, actores en ciernes, locos de las nuevas tecnologías que cambian el mundo desde un garaje… Nadie como la liberal y temblorosa San Francisco para encarnar el espíritu de la California más creativa y liberada. Su Bahía abre las puertas de esta urbe donde se mezclan lenguas, ideas, culturas y sueños.

Vista de Praga.

[Viena, Praga y Budapest]: Trío imperial al ritmo fluvial

Viena, Praga y Budapest aparecen unidas en los itinerarios turísticos acaso no sólo por su cercanía sino también porque la historia las enlaza en un prototipo de urbe imperial. Unidas bajo el dominio de los Habsburgo, su poderío de palacios y castillos conforman un trío muy bien avenido.

La Basílica de San Marcos se remonta al año 828 y se construyó para guardar el cuerpo del evangelista.

[Venecia]: La gran seducción

Conocer Venecia es amarla. Da igual que miles de turistas se paseen por sus callejuelas cada hora, cada día, y hagan fotos desde los puentes a quienes viajan en las góndolas. La ciudad de los canales encarna la belleza en estado puro. Toda ella es una maravillosa obra de arte. Como un cuadro del que merece la pena ser protagonista.

roma

[Roma]: La eternidad y mucho más

En la Cittá, la vida se mide en milenios. Anda por el tercero y, a la vista de los estragos que causa entre millones de viajeros, tiene cuerda para rato. Su paradigma de juventud aglutina todos los iconos: el Coliseo, el tintineo de las monedas en la Fontana di Trevi, hasta la chispa de los lampadarios del Vaticano.

Piazza del Duomo de Florencia.

[Florencia y la Toscana]: En el corazón de la Historia

Florencia es un libro de arte abierto de par en par, una sucesión continua de monumentos y tesoros que forman parte de lo más selecto del patrimonio universal. A orillas del río Arno, la ciudad se hace grande, poderosa. Más allá, también: la REGIÓN DE LA Toscana encierra pueblos y paisajes imposibles de olvidar.