Viendo

Europa

Piscina del Çiragan Palace y la mezquita de Ortakoy.

Palacio en el Bósforo: Vivir como un sultán

A orillas del estrecho del Bósforo, en la imponente ciudad turca de Estambul, el Imperio Otomano mantiene vivo su espíritu de lujo y poder en una colección exquisita de suntuosos palacios, palacetes y mansiones egregias. En esta zona, entre Europa y Asia, se sienten las civilizaciones antiguas y se convive con múltiples creencias.

Vista de Londres desde una habitación del Savoy, que reabrió sus puertas en octubre 
de 2010.

Sabor inglés: Los grandes de Londres

Alojarse en un gran hotel londinense supone participar en la historia de toda una institución. los principales hoteles de la capital del Támesis son tan conocidos en el extranjero como el Palacio de Buckingham o la Torre de Londres. el Savoy, el Dorchester o el Ritz pertenecen a la imaginería literaria y artística del siglo XX y parte del XXI.

Parador de Jarandilla de la Vera.

Paradores: Donde confluyen historia y paisaje

El primer parador que abrió sus puertas está en la sierra de Gredos y el último en Villafranca del Bierzo. Entre medias, más de ochenta años y 93 establecimientos ubicados en palacios, castillos, edificios nobles y refugios en plena naturaleza o frente al mar. La historia de España duerme entre sus rincones y estancias.

Hotel Alfonso XIII.

Grandes clásicos de España: Glamour de otras épocas

Son centenarios o están a punto de serlo. El rey Alfonso XIII fue el promotor de la mayor parte de ellos: palacios de ensueño que se han convertido con el paso del tiempo en testigos de lujo de nuestra historia más reciente. Hoteles de cinco estrellas, o más, que invitan siempre a imaginar otras vidas posibles, otros mundos.

Plaza Athénée.

Clásicos de París: El universo del lujo

París bien vale una misa, pero también un hotel. Con más de 1.500 establecimientos y 76.000 habitaciones, la ciudad de la luz es la que ofrece una mayor oferta en relación a otros destinos turísticos internacionales de primer nivel, como Nueva York o Londres. No hay ninguna cadena hotelera de lujo que no se deje ver en la capital parisina.

Hotel Punta Tragara.

Capri y la Costa Amalfitana: Embrujo mediterráneo

Escritores, actores y artistas han caído bajo el hechizo del paisaje abrupto de estas dos joyas bañadas por el Mar Tirreno. Asomados sin vértigo a sus acantilados, en sus mejores hoteles el viajero encuentra historia, vistas que dejan sin aliento, estrellas MichelIn y el glamour de tiempos pasados y presentes.

Badrutt Palace.

Los Alpes: La seducción de las cumbres

El esquí y los deportes de invierno fueron las bases para crear un modelo de hotel que combina elegantemente el lujo sin complejos con la aventura en un paisaje, el alpino, cuya espectacularidad resulta apabullante. Los alpes fueron los pioneros del turismo de salud en europa.

Montreaux Palace.

Lagos de Suiza: Aguas que inspiran

Con más de 1.500 lagos salpicando el país, es difícil dormir lejos del agua en Suiza. El poder evocador de los lagos ha encandilado a intelectuales y poderosos de todo el mundo, para los que se crearon algunos de los hoteles más lujosos y elegantes de Europa. En sus orillas se han gestado muchas de las grandes obras de los últimos 150 años.

Fachada del Hotel Alte Post.

Mansiones de Baviera: Balcones sobre la nieve

Al sur de Baviera, la región más meridional de Alemania, en los Alpes, el arte de vivir y la cordialidad de la gente se mantienen inalterables. Paisajes alpinos extasiantes, castillos de imaginación exagerada y casas de madera trabajada donde alojarse ofrecen al visitante un paquete de estímulos que nunca olvidará.

El hote Inverlochy se encuentra en una espectacular localización.

Castillos de Escocia: Amos de las tierras altas

La austeridad verde del paisaje escocés no sería la misma sin un elemento humano que, sin pretenderlo, parece creado para completar la belleza melancólica de las highlands. Muchos castillos escoceses acogen al viajero y le permiten formar parte de una historia de clanes, buen whisky y, por supuesto, fantasmas.