Cabo de Gata

PLAYAS LEGENDARIAS En los 63 kilómetros de costa del Parque Natural se suceden famosas playas como la de Mónsul y la de Los Muertos y la bahía de los Genoveses.

PLAYAS LEGENDARIAS
En los 63 kilómetros de costa del Parque Natural se suceden famosas playas como la de Mónsul y la de Los Muertos y la bahía de los Genoveses.

Cuando pensamos en Almería y el mar inevitablemente ha de venirnos a la cabeza cualquier imagen del Parque Natural del Cabo de Gata-Níjar. Su núcleo fundamental lo constituye la Sierra del Cabo de Gata, macizo montañoso volcánico, uno de cuyos flancos cae sobre las aguas, formando abruptos acantilados, interrumpidos por ensenadas en las desembocaduras de los barrancos que erosionan sus laderas. Son, en total, 37.500 hectáreas terrestres y 12.012 marinas. A lo largo de sus 63 kilómetros de costa, se suceden playas míticas, como la del Mónsul, muy cerca de San José, de arena oscura, con una enorme roca de lava. Un reducto virgen del que ha disfrutado incluso Indiana Jones, perseguido aquí mismo por un avión nazi en la tercera de sus aventuras en la gran pantalla. Pero hay más sitios para olvidarse del mundo y también amarlo, como la playa de los Genoveses, en una bahía a la que solo es posible acceder a pie, por un sendero, o la de Los Muertos, de arena blanca, que no desentona con la oscuridad de sus formaciones volcánicas. Tampoco podemos olvidarnos de otro paraje natural de singular belleza: el único desierto considerado como tal en la Península Ibérica, el de Tabernas. Situado a 30 kilómetros de Almería, este singular paraje ha servido como escenario para los westerns más famosos de Sergio Leone y también para algún capítulo de la serie Doctor Who. Cárcavas, ramblas y barrancos forman su paisaje.