Cartagena

CARTAGINESA Y ROMANA  Qart Hadasht fue fundada el 227 a.C. por el general  cartaginés Asdrúbal “El Bello”. Escipión “El Africano” la rebautizó el año 209 a.C. como la romana Carthago Nova.

CARTAGINESA Y ROMANA
Qart Hadasht fue fundada el 227 a.C. por el general
cartaginés Asdrúbal “El Bello”. Escipión “El Africano” la rebautizó el año 209 a.C. como la romana Carthago Nova.

Fue Asdrúbal El Bello, caudillo de los ejércitos establecidos en Iberia, quien escogió la antigua Mastia para fundar Qart Hadasht como gran centro de operaciones. Desde ella partió Aníbal con sus elefantes rumbo a Roma y desde Roma llegó hasta ella Escipión El Africano para acabar con los sueños de Asdrúbal y crear en el mismo lugar donde se aferró al poder la no menos poderosa Cartago Nova. Sirvan estos apuntes históricos para disfrutar con causa del pequeño crucero que ofrece el catamarán turístico que sale todos los días desde el muelle frente a la plaza de los Héroes de Cavite y recorre la ensenada. Porque la primera imagen que se debe tener de Cartagena es la que se obtiene desde el Mediterráneo adentro. Y a falta de playa urbana, el puerto es la mejor opción.

Por mucho que estemos en Murcia, a solo unos pasos del cabo de Palos, podemos afirmar que Cartagena siempre ha tenido ansias de mar. Quizás por eso su paseo marítimo -el de Alfonso XII- luce ahora en todo su esplendor, recién remozado, con unos metros de más que le permiten avanzar hasta el Ayuntamiento. Hay que caminar por él antes de adentrarse en el Museo Naval, que acaba de inaugurar una nueva sala que servirá para albergar el submarino de Isaac Peral -nacido en esta localidad murciana-, que fue, allá por 1888, el primer torpedero propulsado de forma eléctrica. Después habrá que visitar ARQVA, el Museo Nacional de Arqueología Subacuática. A la exposición permanente, situada bajo el nivel del mar, se accede a través de una rampa que, a modo de metáfora, sumerge al visitante en las aguas para que se sorprenda al descubrir reconstrucciones de barcos, ánforas, escarabeos… y todo un tesoro: los restos de una embarcación fenicia del siglo VII a.C. encontrados en Mazarrón. Además de una Cartagena Naval, existe una Cartagena Romana (Teatro, Augusteum, Decumano) y otra modernista (Gran Hotel, Casino).