El palmeral de Elche

UN TESORO BOTÁNICO El palmeral de Elche es el más grande de Europa, con más de 200.000 ejemplares.

UN TESORO BOTÁNICO
El palmeral de Elche es el más grande de Europa, con más de 200.000 ejemplares.

De Abderramán I son las siguientes palabras: “¡Oh palma! Tú eres, como yo, extranjera/ en Occidente, alejada de tu patria”. Y de Miguel Hernández, estas otras: “Árboles sin madera, con corazones de pino blanco, el chal del mar espuelas”. Los dos hacen referencia a esas palmeras que dan esplendor al que es el palmeral más grande de Europa, una gran extensión de terreno con más de 200.000 ejemplares en pleno casco urbano de la ciudad, aunque la mayor parte de ellas -también, las más antiguas- se encuentran en el llamado Huerto del Cura, un jardín donde conviven con otras plantas mediterráneas y tropicales que, si se llama así, es en honor del capellán José Castaño Sánchez, su propietario hasta el año 1918.

Plantado inicialmente por mercaderes fenicios, que encontraron en estas tierras del levante español un lugar propicio para su cultivo, el palmeral fue creado, mantenido y protegido por los árabes durante el periodo de dominación en la Península. De entre todos los ejemplares sobresalen, por su rareza, las llamadas palmeras imperiales, con siete brazos nacidos de un mismo tronco que los alimenta, que por su belleza y simetría constituyen un caso excepcional entre las palmáceas. Tienen forma de candelabro y “parecen dignas de un imperio”, tal y como comentó la emperatriz Isabel de Austria, la famosa Sissi, durante una visita en 1894 al huerto del capellán Castaño.

Un paseo entre los huertos de palmeras comienza y termina en el de San Plácido, conocido también como el Museo del Palmeral. Es una ruta sencilla, de dos kilómetros y medio, que se puede realizar a pie o en bici. Las murallas islámicas y el alcázar de la Señoría, la fortaleza de la Calahorra, la basílica de Santa María con su portada barroca, el renacentista Convent de la Mercè y el Ayuntamiento gótico forman parte del patrimonio artístico de Elche, en cuyas inmediaciones nos aguarda la playa de Santa Pola.