Lagos de Covadonga

LA VIRGEN QUE SURGE DEL LAGO En el fondo del lago Enol hay sumergida una imagen de la virgen de Covadonga que es sacada a la superficie, el 8 de septiembre, para protagonizar una procesión.

LA VIRGEN QUE SURGE DEL LAGO
En el fondo del lago Enol hay sumergida una imagen de la virgen de Covadonga que es sacada a la superficie, el 8 de septiembre, para protagonizar una procesión.

Antes de sumergirse en el entorno del Parque Nacional de los Picos de Europa conviene darse un paseo por el arte y la historia. Cangas de Onís, la primera capital del reino asturiano, elegida por Pelayo en el año 722 como sede para la corte de la monarquía astur, debe ser siempre el punto de partida de nuestra ruta, que asciende hasta el lugar exacto en el que dio comienzo la Reconquista. En el Real Sitio de Covadonga, la visita ha de iniciarse en la Cueva Santa, situada sobre la laguna que genera la cascada del río Deva, bajo la cual está la Fuente de los Siete Caños, de los cuales hay que beber si lo que se desea es contraer matrimonio. Una escalera con 104 peldaños conduce a la cueva, que acoge en su interior a la Santina y también la tumba del rey Pelayo, que se refugió en ella antes de obtener la victoria en la batalla de Covadonga con ayuda de la mismísima Virgen. En honor a ella se construyó, en 1877, la Basílica de Santa María la Real, justo encima del cerro de Cueto. Desde aquí son 14 kilómetros de subida los que hay que seguir hasta llegar a nuestro destino final, aunque antes haya que hacer un alto para asomarse al mirador de la Reina y disfrutar de la panorámica. El primero de los lagos, de origen glaciar, es el Enol, situado a 1.070 metros de altitud. El segundo es el Ercina, a 1.108 metros de altitud, separado del anterior por la Porra del Enol (1.097 metros), en cuya base se halla el Refugio de la Cabaña de Pastores desde el cual parte el sendero que conduce a su parte más alta. La ruta más interesante es la que se puede hacer desde el lago Enol hasta la Peña Santa (2.479 metros), aunque quizás haya que conformarse con alcanzar el mirador de Ordiales, a más de 1.600 metros, o desde el lago Ercina llegar a la vega de Ario. Existe un tercer lago, el Bricial, que solo tiene agua durante el deshielo.