Paseo del arte

DE VELÁZQUEZ A DALÍ En un área de dos kilómetros, el Paseo del Prado alberga toda la historia de la pintura occidental, repartida en los museos Thyssen-Bornemisza, Prado y Reina Sofía.

DE VELÁZQUEZ A DALÍ
En un área de dos kilómetros, el Paseo del Prado alberga toda la historia de la pintura occidental, repartida en los museos Thyssen-Bornemisza, Prado y Reina Sofía.

Para entender la importancia del Paseo del Arte madrileño, basta una aclaración: sus dos kilómetros sirven para articular un recorrido por toda la historia de la pintura occidental. Coincide en su mayor parte con el Paseo del Prado, que debe su nombre al ya inexistente prado de los Jerónimos, una zona remodelada en el reinado de Carlos III, en 1763. Esta es la fecha en la que empezó a diseñarse esta doble milla cuyo punto de partida es el Museo Thyssen-Bornemisza, que exhibe lo mejor de la pintura europea, desde los primitivos italianos hasta el movimiento pop de los años 60. Entre sus joyas, El retrato de Giovanna Tornabuoni, de Ghirlandaio, y Retrato de un adolescente, de Rafael.

Inaugurado en 1819, el edificio principal, de estilo neoclásico, que alberga el Museo del Prado es obra de Juan de Villanueva, quien lo proyectó en 1785 como Gabinete de Historia Natural y de Ciencias, si bien nunca funcionó como tal. Cuenta con una valiosa colección de pintura española y europea de los siglos XII al XIX, con cuadros de El Bosco (El Jardín de las Delicias), Durero (Autorretrato) y El Greco (La Anunciación), entre otros muchos, aunque son las salas dedicadas a Velázquez (Las Meninas) y Goya (Los fusilamientos del 3 de mayo) las más concurridas. En 2007 fue abierta al público la ampliación realizada por el arquitecto Rafael Moneo en torno al claustro de la iglesia de los Jerónimos.

Cierra el triángulo el Museo Reina Sofía, cuyas obras y exposiciones se reparten entre el Antiguo Hospital General de Madrid, obra de Sabatini, y el edificio, profundamente rojo, firmado por el arquitecto francés Jean Nouvel. Su misión es mostrar las vanguardias artísticas del panorama internacional y español. Obras de Juan Gris, Miró, Dalí, Tàpies o Chillida compiten en miradas con el Guernica, de Picasso. El Real Jardín Botánico, los espacios culturales CentroCentro y CaixaForum y dos hoteles centenarios -Palace y Ritz- también forman parte de este gran Paseo del Arte.