Alternativas en Astún y Candanchú

Monasterio de San Juan de la Peña.

Parque Natural de los Valles Occidentales

En extremo más occidental de los Pirineos aragoneses se ubica el Parque Natural de los Valles Occidentales, un territorio de más de 27.000 hectáreas esculpido por la acción de los glaciares y  una de las mejores representaciones de bosque atlántico de la comunidad aragonesa.

Este valle limita al norte con Francia y al oeste con Navarra y está formado por los valles de los ríos Veral, Aragón Subordán, Osia, Estarrún y Lubierre.

En cuanto a los habitantes del Parque Natural de los Valles Occidentales destacan los últimos osos pardos de los Pirineos y encontramos especies poco comunes, como el pico dorsiblanco, el urogallo o la rosalía alpina, un tipo de escarabajo azul.

Sin duda, un lugar que no hay que merece una visita.

Ruta del Románico

Para los amantes del románico, toda la región del Pirineo Aragonés es una fuente inagotable de muestras de este estilo artístico. Además de Jaca, son importantes el monasterio de San Juan de la Peña (Santa Cruz de la Serós), San Pedro de Siresa (Siresa), el castillo de Loarre (Loarre) o la ermita de Santiago (Agüero), todos de visita obligada.

Jaca

Chaca (en aragonés) es la capital de la comarca de La Jacetania (Huesca), de ahí su importancia histórica. Jaca es una ciudad de referencia por su gran legado artístico. Uno de los ejemplos más significativos es su Catedral, que alberga uno de los más importantes museos románicos. También hay que destacar su Ciudadela, el Ayuntamiento (muestra del plateresco aragonés) y la Torre del Reloj. Además, es ciudad de paso del Camino de Santiago.