Alternativas en Formigal y Panticosa

Valle de Tena

Las estaciones de esquí de Formigal y Panticosa se encuentran enclavadas en este valle de belleza sobrecogedora. Además del esquí, el valle ofrece numerosas opciones que satisfacerán a todos los viajeros.

Pasear por estos parajes supone descubrir numerosas especies de flora y fauna de gran valor. Algunos animales con los que nos encontraremos son el quebrantahuesos, el armiño, la marmota o el sarrio. En lo que a flora se refiere, este valle cuenta con fresas silvestres, el fruto edelweiss, chopos, bojs, abedules y así hasta más de 500 especies diferentes.

Alrededor de valle se ubican algunos de los pueblos más bellos de nuestra geografía como Biescas, Formigal, Sandiniés, Panticosa-Elpueyo, Piedrafita o Sabiñanigo. Todos ellos se caracterizan por una arquitectura singular típica de la región. Asimismo, encontraremos numerosos puentes medievales y romanos, iglesias de gran belleza de diferentes estilos y fachadas con impresionantes portadas.

Cuevas Güixas

En el municipio de Villanúa de Jaca (Huesca) se encuentra un sitio sorprendente: las cuevas Güixas o “Casa de las Brujas”. Se trata de un espacio natural que comenzó a formase durante las glaciaciones del Cuaternario y que aún hoy sigue evolucionando. Las estalactitas y las estalagmitas se suceden a lo largo de los 800 metros de recorrido. Al llegar al final nos quedaremos sin palabras al contemplar “la catedral”, una sala con 16 metros de altura y originales formaciones pétreas.

El nombre procede de una leyenda que cuenta que en esta cueva las brujas hacían sus aquelarres e imploraban al demonio. Un lugar misterioso que hay que visitar.

Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido

Si nos encontramos en la región, este espacio protegido constituye una cita casi obligada. Y es que no es casualidad que fuera declarado Parque Nacional ya en el año 1918.

En él podremos encontrar el mayor macizo montañoso calcáreo de Europa Occidental: Monte Perdido (3.355 metros de altitud). También tendremos la ocasión de admirar los valles de Añisclo, Escuaín, Ordesa y Pineta. En estos valles sorprende la permanente presencia de cascadas, cañones y barrancos cubiertos por una frondosa vegetación. Tampoco debemos perdernos los glaciares del macizo de Monte Perdido y la Gruta Helada de Casteret.

Son cuatro las rutas recomendadas para conocer a fondo este espacio protegido: el sector Anisclo, Escuain, Ordesa y Pineta.

Si se prefiere, también se ofrece la posibilidad de practicar variados deportes de aventura: rafting-kayak, barranquismo, hípica y 4×4, entre otros.