Alternativas en Manzaneda

Tim De Waele/TDWsport.com/Corbis

En Manzaneda encontramos, además de cuatrocientas hectáreas para esquiar, una oferta muy amplia a la hora de práctica de otras actividades. No en vano esta fue la primera estación de invierno de España en ofrecer actividades durante todo el año.

De esta manera, aquellos que quieran hacer algo más que practicar deportes blancos encontrarán en los alrededores de Manzaneda una amplia oferta de ocio. Una de las principales son las rutas de senderismo que recorren las montañas. La que recorre el Valle de los Faraones se adentra en el pinar de Manzaneda y acaba en el pueblo de Penapetada a través del valle que es un alveolo granítico de una belleza sin igual. Otra de las rutas es la Ruta del Glaciar que parte desde la Estación y llega hasta el glaciar As Lamas, uno de los mejor conservados de Galicia en un recorrido de unas tres horas. Por último la ruta conocida como “Penedo do Lobo” que tiene parte y llega a la estación en una ruta circular de unas 3,5 o 4 horas a través del pinar donde se sitúa la estación de invierno.

Pero si lo que se quiere es descansar del deporte esta zona gallega alberga numeroso tesoros en forma de iglesias, monasterios, castillos, fortalezas, capillas y puentes de todas las épocas, desde el siglo XII al XIX.

Así, destacan la muralla y los restos de la fortaleza en Manzaneda que datan del siglo XII, la iglesia de Santa María, también en Manzaneda, de estilo barroco y del siglo XVIII con orígenes del XII o el Ponte Bibei, en Mendoia-Trives, construido entre los años 114 al 119 d.C., para dar paso a la Vía Nova sobre el río Bibei.

En cuanto a la gastronomía, en Galicia comer siempre es un placer por lo que no es complicado encontrar restaurantes en los que sirven el tan típico cabrito asado o la androlla, un embutido derivado del cerdo parecido al botillo.

También te puede interesar...