Alternativas en Zermatt

Autor: Mark Karrass/Corbis

No es necesario ser un amante del esquí para venir a Zermatt. Esta localidad tiene un encanto que no tiene ninguna otra estación suiza, es un lugar para visitar sin prisas, muy tranquilamente.

El pequeño pueblo de Zermatt parece sacado de principios del siglo XX. Se respira una tranquilidad inusual en estos tiempos al pasear entre las muchas casas de madera que aún quedan. Y es que la construcción de edificios que rompan el estilo tradicional está totalmente prohibida. Además, Zermatt es totalmente peatonal. Sólo se puede acceder a esta localidad en tren y los pocos coches que circulan por sus calles pertenecen a los hoteles y son eléctricos.

En una zona como esta no hay mejor plan que ir de excursiones a conocer las montañas más emblemáticas de Europa. Una de las escapadas que se puede realizar es la que comienza en Brigg, población en el valle del Ródano, desde donde sale el tren cremallera panorámico que atraviesa estrechas gargantas hasta llegar a Zermatt. Como paisaje, el Metterhorn, la montaña utilizada habitualmente como símbolo de los Alpes, preside el ascenso.

Otra excursión que nadie se debe perder es la subida hasta el Pequeño Cervino, a 3.886 metros de altitud, donde no se sabe si se está en Suiza o en Italia y donde se puede  explorar un glaciar subterráneo. Una vez allí el almuerzo en los restaurantes de algún pequeños pueblo cercanos a la pistas -como Blatten o Zum See- se hace imprescindible.

Una vez en Zematt, la localidad te ofrece un ambiente acogedor en los muchos cafés que posee y en alguna de las discotecas que permanecen abiertas hasta las tres de la madrugada.

Otros deportes

En las pistas de nieve de Zermatt no sólo se puede practicar esquí sino que esta localidad posee una de las pistas de curling de hielo natural más bonitas de Europa. Otros deportes alternativos son el heliesqui, excursiones con raqueta, escalada de hielo, parapente…

Por otra parte el trineo tirado por perros tiene su lugar en la pista de Rotenboden-Riffelberg hasta donde se accede a través del tren cremallera de Gornergrat.

Además Zermatt ofrece rutas de senderismo y  visitas la gruta glaciar más alta de los Alpes en el Klein M. a 3.810 metros de altitud.

 

 

También te puede interesar...