El agua de la playa de Pombaggia, cálida, transparente y en calma, es perfecta para la práctica del esnórquel.

Palombaggia (Córcega): Un lugar en el sur

Al sur de la isla de Córcega existe un paraje único enmarcado por pinos centenarios que dan sombra a todos aquellos que quieran dedicarse simplemente a mirar. Entre las doscientas playas que conforman el litoral corso existe una perfecta, envuelta en aromas que recuerdan que aquí sólo se siguen las normas de la Naturaleza.

Vista de La Croissette desde el hotel Majestic. En la doble anterior, playa privada del hotel Martinez.

La Croisette (Cannes): Sofisticada y divina

La Milla de Oro de la Costa Azul, al sur de Francia, es un selecto paseo marítimo que se extiende paralelo a la playa de la Croisette, el arenal en el que las estrellas de cine se pasean durante la celebración del famoso Festival de Cannes. Glamour y aires de Belle Époque envuelven sus dos kilómetros bordeados de palmeras.

Pampelonne se hizo famosa por ser el marco de las imágenes en bikini de Brigitte Bardot.

Pampelonne (Saint-Tropez): Cuando el mito es eterno

El origen de la fama de Saint-Tropez hay que buscarlo en una playa que se hizo célebre por ser el lugar elegido por Brigitte Bardot para darse a conocer al mundo en bikini desde la gran pantalla. Los pasos de la diva rubia por Pampelonne aún resuenan en la memoria de este lugar preparado para ver y ser visto.

La Marina Piccola se encuentra a los pies del monte Solaro

Marina Piccola (Capri): Cantos de sirenas

Puede que Ulises consiguiera no atracar su barco en esta pequeña playa, que también es puerto, y salir victorioso de las seductoras voces que desde las rocas le llegaban. Pero el resto de los mortales no puede dejar de sentir fascinación por este rincón de la isla italiana que, para muchos, ha sido siempre un escondite de paz.

La claridad de sus aguas y sus ricos fondos convierten esta cala en un buen lugar para practicar esnórquel.

Cala Marilou (Cerdeña): El rincón más escondido

En el tramo central de la costa este de la isla italiana, el golfo de Orosei traza su perfil entre calas recónditas que no quisieran ser nunca descubiertas. Una de ellas recuerda en su nombre a las focas monje, que durante años habitaron este litoral extremadamente salvaje. En Mariolu el tiempo se ha detenido para siempre.

El litoral de Scopello, salvaje y virgen, está considerado uno de los más bellos rincones
de Sicilia.

Scopello (Sicilia): La llamada de la naturaleza

Un pueblo de pescadores, una antigua almadraba, una torre y farallones gigantes. Eso es todo lo que la vista alcanza desde la playa de Scopello, una aldea situada justo en el centro del tramo más salvaje de la costa occidental de Sicilia. La puerta de entrada a una reserva natural de halcones peregrinos y palmeras enanas.

La isla fue prisión de soldados antes de ser declarada Parque Nacional, Debajo, Villa Las Tronas.

La Pelosa (Cerdeña): El Caribe no está tan lejos

Su cercanía con LA ciudad DE Alghero disipa cualquier tipo de duda. Esto no es el Caribe, sigue siendo Cerdeña. Su arena nívea y el color del mar atrae no solo a los pescadores de la zona, que en sus tiempos se dedicaban a la captura del atún. Una torre de vigilancia y una isla con habitantes muy peculiares conforman su entorno

Sidi Mehrez está formada por varias playas separadas entre sí por formaciones rocosas y hoteles.

Sidi Mehrez (Djerba): La isla de las arenas de oro

Podría ser un espejismo más, pero la isla de Djerba ES REAL, conectada al continente por un puente que es el comienzo de muchas historias. Historias que se adentran en el mar desde una playa en forma de media luna que recuerda casi sin querer sus orígenes bereberes. Vientos del este traen frescor cuando llega el verano.

Las cuevas de la bahía de Ramla evocan el lugar donde Calipso, hija de Atlas, retuvo a Ulises durante siete años.

Bahía de Ramla (Gozo): De ninfas y otras historias

La bahía de arena más grande de la isla de Gozo parece una extensa franja roja pintada a orillas del Mediterráneo. Por ella pasaron alguna vez Ulises, nobles romanos y los caballeros de la Orden de Malta. La historia tiene un lugar aquí, entre colinas que sirven de miradores sobre un fértil valle abierto al mar.

Cuando brilla el sol las aguas de la Laguna Azul parecen un enorme cristal pulido con esmero.

Laguna Azul (Comino): Del material de los sueños

Con tan solo cuatro habitantes censados, la pequeñísima isla de Comino tiene su particular importancia. En su costa de acantilados y grutas se abre una laguna que parece una piscina gigante, con aguas del mismo color que su nombre. Ni las olas se atreven aquí a romper la magia que proporciona el entorno.