Milford Sound [Nueva Zelanda]: El fiordo bajo la lluvia

Milford Sound, llamado “la octava maravilla del mundo” por Rudyard Kipling, es Patrimonio de la Humanidad.

El Mar de Tasmania parece haber asestado varios zarpazos a la costa suroeste de la Isla Sur de Nueva Zelanda, provocando una sucesión de grandes hendiduras en la tierra. Es Fiordland, la tierra de los fiordos. En realidad el origen es glaciar, aunque el gran beneficiado es el mar que en Milford Sound –Piopiotahi en maorí– introduce una lengua de agua hasta 15 kilómetros tierra adentro. Pero lo espectacular está en las impresionantes paredes de granito, escarpadas, irregulares, grandes uñas que arañan al mar invasor y lo arropan con picos que superan los 1.200 metros de altura.

En Milford Sound llueve una media de 182 días al año. Estas lluvias son las responsables de que las laderas estén jalonadas por cientos de cascadas efímeras que alcanzar casi los mil metros. Tanta humedad permite la proliferación de una naturaleza boscosa exuberante que crece aparentemente al margen de los designios de la gravedad. Sin embargo, cuando las lluvias son torrenciales, tanta agua arrasa las zonas de agarre del suelo causando avalanchas de árboles ladera abajo hasta el fondo del cañón. Afortunadamente la naturaleza es generosa y extremadamente fértil en esta región y pronto crecerán nuevos árboles, que resultan fácilmente distinguibles a simple vista de los que son más viejos.

Al ir a Milford Sound, es mejor mentalizarse de que posiblemente se visite bajo una cortina de agua. Es incómodo, pero permite ver el fiordo en todo su esplendor, con las cascadas precipitándose al vacío entre en una densa neblina que envuelve el paisaje en un halo de misterio. Por el contrario, si el día amanece raso, el agua se convierte en un espejo azul intenso donde se reflejan los picos con absoluta nitidez.

Tres días de senderismo

Aunque a la base del fiordo se puede acceder en coche desde Queenstown o Te Anau, los aventureros no renuncian a recorrer a pie el Milford Track. Conocido como “el sendero más bello del mundo”, consiste en 54 kilómetros de camino que arranca en el Lago Te Anau. Pueden parecer pocos kilómetros, pero es una ruta exigente de montaña –desaconsejada en invierno por la nieve y el frío– que se realiza a lo largo de tres días haciendo noche obligatoriamente en las cabañas habilitadas para ello. En invierno se permite hacerlo de ida y vuelta; con buen tiempo (de octubre a abril) el trayecto es únicamente de ida, por lo que hay que gestionarse el regreso desde Milford Sound en autobús o avión. Por esta razón la entrada de senderistas se limita a cuarenta personas al día ya con el alojamiento reservado para cada noche. El Milford Track atraviesa un impresionante paisaje de origen glaciar, con valles profundos y escarpadas montañas. La vegetación también varía: desde plantas subalpinas en las alturas más extremas a bosques de hayedos en las partes bajas de los valles, alimentados por unas temperaturas suaves con humedad. El camino sigue el cauce del río Clinton para volver a ascender hasta puntos elevados como el Mackinnon Pass (1.073 m), excelso mirador hacia un paisaje abrupto donde el viento suele soplar con fuerza. Después se desciende al Valle Arthur, se pasa por la sobrecogedora catarata Sutherland, una de las más altas de Nueva Zelanda, y a continuación, la más modesta Giant’s Gate, desde cuyo puente colgante a pocos metros sobre el río se aprecia la transparencia  de sus aguas. Bordeando el Lago Ada se culmina en Sandfly Point, llamado así por la enorme presencia de moscas de arena que, literalmente, acribillan a los senderistas. Cuenta la leyenda maorí que una diosa las puso como cancerberos para evitar el acceso de los forasteros y preservar así intacta la belleza del fiordo. Sin embargo, decenas de botas de montaña colgadas son la señal triunfante de que se ha superado una dura prueba.

Aunque menos aventurero, el camino también puede hacerse en avión desde Queenstown o en coche por la Milford Road a través del Fiordland National Park, aunque obliga a dar un gran rodeo de 121 kilómetros –293 si se sale desde Queenstown–. Es una carretera de montaña donde la conducción puede complicarse por los fuertes vientos, la lluvia, o la nieve, que obliga a transitar con cadenas durante los meses de invierno. A cambio, se disfruta de un paisaje impresionante desde el valle del río Eglinton, de origen glaciar, de los lagos Gunn y Fergus y, finalmente, se atraviesa el túnel Homer, cuya estrechez (sumada al peligro de desprendimientos) obliga a la regulación del tráfico a su paso con semáforos para evitar atascos a la entrada y prevenirlos en el interior.

Navegando por el fiordo

Camino y carretera finalizan en Milford Sound, llamado “la octava maravilla del mundo” por Rudyard Kipling, y donde es posible tomar un barco para recorrer el fiordo, sus montañas y sus cataratas. Hacia la mitad del fiordo encontramos el Pico Mitre (1.692 m), el techo del fiordo, llamado así porque su forma recuerda a una mitra. A sus espaldas está el Simbad Gully, un barranco descarnado por la acción de los torrentes. En la otra orilla, el Pico Elefante (1.517 m) y Lion Mountain (1.302 m), similar a un león recostado. Ajenos al devenir de la lluvia, focas, pingüinos, delfines y tiburones colonizan las aguas del fiordo junto con los arrecifes de coral negro.

Hoteles: Mochila y aire puro

Quienes recorren Milford Track se ven obligados a dormir tres noches en cabañas, ya que está terminantemente prohibida la acampada libre en el Parque Nacional de Fiordland. La reserva de cabañas hay que hacerla con mucha antelación a través del Departamento de Conservación de los Parques Nacionales (www.doc.govt.nz), sobre todo si se trata de viajar en temporada alta. Si se contrata un grupo guiado, ellos se encargarán de la comida; si se va en solitario, habrá que llevar también alimentos. El agua de los ríos es potable. Algunos viajeros, antes de colgarse la mochila a la espalda durante tres días optan por descansar a lo grande en el Fiordland Lodge (www.fiordlandlodge.co.nz) en Te Anau, un hotel rural en piedra y madera elegantemente diseñado. Cuenta con diez habitaciones y dos cabañas separadas. El chef James Musk procura crear cada día un excelente menú con la filosofía “kilómetro cero”, a base de pescados de los ríos cercanos, bayas silvestres y repostería casera. Más modesto, The Village Inn (www.thevillageinn.co.nz), a las afueras de Te Anau, cuenta además con habitaciones familiares con cocina y un salón social con chimenea. Al llegar a Milford Sound, las piernas piden un descanso y el cuerpo un alojamiento cálido sin renunciar al paisaje. Contemplar las montañas Sheerdown, los bosques y el río Cleddau mientras se está arropado en la cama es la gran baza de las cabañas de lujo de Milford Sound Lodge (www.milfordlodge.com), construidas sobre un pequeño risco elevado a pocos metros del río y dotadas de grandes ventanales para disfrutar del paisaje sin salir de casa. Tienen buena calefacción, están bien aislados del frío exterior y cuentan con pocas ventanas abiertas para evitar la entrada de las indeseables moscas de arena. La misma empresa ofrece también Backpacker Style Rooms: casas con habitaciones colectivas (de 4 a 10 personas) para mochileros. Exquisitamente conservadas, ofrecen sábanas y toallas limpias, duchas compartidas y potente calefacción central.