Castillos y bodegas en la milla de oro vallisoletana

Bodega Protos en Valladolid.

La milla de oro vallisoletana es el tramo de la denominación de origen Ribera del Duero que discurre entre Valladolid y Aranda de Duero (Burgos). Incluye bodegas como Vega Sicilia, Arzuaga, Protos o Abadía Retuerta, que junto a las cercanas Emilio Moro o Pingus forman parte de lo más destacado de la zona. Además de los vinos, la zona es tierra de asados y se permite guiños a la nueva cocina como los de Hacienda Abascal, cuyo director gastronómico es Sergi Arola. Además, en la zona está el Museo del Vino, dentro del Castillo de Peñafiel, uno de los mejor conservados de España. A seis kilómetros de allí, el Castillo de Curiel de Duero se ha convertido en restaurante y hotel bajo el nombre Residencia Real Castillo de Curiel. Desde la piscina ubicada en sus almenas se obtiene una vista de los viñedos de la zona, y entre sus muros se vive una experiencia medieval que incluye la gastronómica. Una noche parte de 140 euros.
www.castillodecuriel.com