La ruta de los “châteaux” de Burdeos

Grand Hotel de Bordeaux

El queso, el foie y otros placeres son en Burdeos simples compañeros del vino, que cuenta aquí con la más afamada denominación de origen del mundo. Junto a la capital, la carretera D-2, la route des châteaux, va discurriendo entre un bucólico paisaje de viñedos y bodegas centenarias instaladas en palacios. En la zona se encuentran las instalaciones de Château Margaux, para las que hay que pedir cita con antelación. En la misma carretera están los palacios de Lagrange, Léoville o Talbot. Los nombres aquí son legendarios y, tras el Château Pichon-Longueville, a la entrada de Pauillac, los desvíos indican rutas hacia Château Latour, Château Batailley, Château Lynch-Bages o Lafite Rothschild, los productores de muchos de los vinos más caros y apreciados del mundo. Junto a ellos, Mouton Rothschild ofrece la visita más completa, en la que se recorren, además de las cavas, un museo de obras de arte relacionadas con el vino y originales de las etiquetas que diseñaron artistas como Chagall, Braque, Dalí y Tàpies. Logitravel cuenta con una oferta para alojarse en el Grand Hotel de Bordeaux (un edificio del siglo XVIII, con aires de belle époque y redecorado por Jacques García), en plena plaza de la Comedia de Burdeos. Son siete noches por 1.236 euros por persona, incluidos los vuelos directos Madrid-Burdeos con Iberia.
www.iberia.com