Reservas naturales de excepción

Yosemite

El 12 por ciento de la superficie terrestre del planeta está protegido. Puede parecer poco, pero hay que tener en cuenta que el impulso de conservación de áreas naturales data sobre todo de los años 70 y 80, aunque ya había espacios preservados cien años antes. El mayor de todos es el Parque Nacional del Norte de Groenlandia, conocido como Grondlands. Es una reserva internacional de la biosfera de 972.000 kilómetros cuadrados (casi dos veces la extensión de España) y con una población de 50 habitantes. La superficie marina está más desprotegida, con solo un 0,5 por ciento preservado. El parque marino más grande es la Gran Barrera de Coral, frente a la costa de Queensland (Australia), con 2.000 kilómetros de arrecife, 344.000 kilómetros de superficie total, 400 especies de coral, 4.000 especies de moluscos o 1.500 especies de peces. Hay otros parques naturales que destacan más por su belleza que por su extensión, como el Parque Nacional de Yosemite, en California, declarado Patrimonio de la Humanidad desde el año 1984 y que sobresale por sus secuoyas gigantes, sus casacadas y sus lagos de aire alpino. Otros, como el que rodea el Monte Fiji, Izu National Park (Japón), han sido elegidos en la revista Forbes entre los espacios naturales protegidos más bellos del mundo por la sobrecogedora silueta de su montaña, siempre cubierta de nieve.