En busca de las huellas bizantinas por Bulgaria

Bulgaria

Bulgaria comienza tímidamente a abrirse al turismo. La huella del comunismo alterna con los restos de los pueblos más antiguos de Europa: tracios, eslavos, bizantinos, otomanos… Lo que aportaron a esta tierra se puede recorrer aún hoy: anfiteatros, fortalezas, murallas, palacios, numerosas iglesias, monasterios ortodoxos y una apreciable riqueza gastronómica. La agencia Paso del Noroeste propone un viaje de doce días en el que se recorre Velika Tarnovo, la antigua capital medieval de los tsares, durante los tres primeros días; el interior del país (de Plovdiv a Koprivshtitsa), del cuarto al octavo día; y, finalmente, Sofía –ortodoxa y aún con su impronta soviética– y las montañas del sur, con el monasterio de Rila y los viñedos de la frontera con Grecia. El precio es de 680 euros, que incluyen el billete de avión, las tasas aéreas, los servicios de un coordinador y un seguro de viaje. La agencia tiene un sistema particular en el que los viajeros llevan su propio presupuesto (otros 350 euros) para pagar alojamiento y comida, con lo que se protegen las economías locales y se logra mayor flexibilidad en el viaje.
www.pasonoroeste.com