Un viaje en busca de las bajas temperaturas

Spitsbergen

Mientras las sucesivas olas de calor disparan los termómetros en Europa, en el hemisferio sur aún se puede esquiar o practicar deportes en la nieve. Chile, Argentina, Nueva Zelanda y bcuentan con grandes estaciones de esquí que se llenan de vida durante estos meses. Por su parte, el Círculo Polar Ártico está, como el resto del año, cubierto de hielo, pero se encuentra en su mejor momento, con temperaturas que lo hacen mucho más habitable que el resto del año. La compañía Hurtigruten (www.hurtigrutenspain.com) cuenta con diversos cruceros que se internan allí desde las costas de Noruega en los meses que van de mayo a septiembre. En julio y agosto se pueden permitir ir aún más lejos, como con su programa La costa Oeste de Spitsbergen, que traspasa el paralelo 80 en un viaje de ocho días que cuesta 4.743 euros, vuelos incluidos. La otra opción para sentir frío en verano es viajar al extremo norte de América, especialmente a Alaska. La veterana agencia de viajes de exploración y aventura Club Marco Polo (www.clubmarcopolo.es) propone diversos programas, de los que el más corto es Alaska 2012, que propone seis días recorriendo Anchorage, Seward, Parque Nacional Chugach e Kenai, Girdwood, Denali, Talkeetna por 2.144 euros, vuelos aparte (unos 600 euros con la compañía American Airlines).